Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Jun 19, 2013 in Investigar | 0 comments

Basura y reciclaje: primer acto

Basura y reciclaje: primer acto

Los jugosos relatos del ministro Diego Santilli durante un reciente encuentro sustentable brindaron el puntapié para ahondar en dos temas candentes de la ciudad: el tratamiento de la basura y la movilidad sustentable. ¿La intención es lo que vale?

Fue un one man show, que hubiera podido competir con los mejores espectáculos de la calle Corrientes. El público: entendidos de la sustentabilidad. El escenario: la sala de conferencia de la sede de la Alianza francesa. El evento: La 2° jornada de Sustentabilidad organizada por Sustentator. El protagonista: Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la ciudad de Buenos Aires en pleno relato de sus (des)venturas como justiciero solitario en la jungla de la urbe porteña.

Entre sus heroicas acciones cotidianas: perseguir a un auto para sermonear a un chico que acababa de lanzar una caja de pizza por la ventana, incentivar a un dueño de restaurante para que utilizara el contenedor que le habían instalado en su puerta a fuerza de tomar cafecitos en su barra, o convencer a una vecina de poner su bolsita de basura en el lugar apropiado.

¿Su voluntarismo resolverá los problemas ambientales de la ciudad? Muchas son las críticas que se escuchan contra el gobierno porteño. La incoherencia de ciertas licitaciones y decisiones, la lenta aplicación de la Ley 1.854, conocida como Basura Cero… Sin embargo, durante más de media hora el ministro trató, a través de un informe vivenciado, los tres ejes centrales de su campaña (tratamiento de residuos, movilidad sustentable y aplicación de nuevas tecnologías sustentables). E intentó demostrar la eficiencia de su gestión pese las múltiples trabas encontradas.

La basura fue el plato fuerte de su stand up: habló de doble contenerización, de la articulación del trabajo de recolección con los recicladores urbanos, de la nueva reglamentación de bolsas en los supermercados, así como de la difícil tarea de cambiar los hábitos de sus conciudadanos.

¿Se viene el reciclaje?

El problema de la cantidad de residuos que se genera en Buenos Aires no es menor. El volumen supera las 6.000 toneladas diarias y hasta ahora su destino final eran los rellenos sanitarios del CEAMSE, ubicados en el cono urbano bonaerense, con un doble efecto colateral: el alto costo y el inminente colapso de la estructura.

En pos de solucionarlo, el gobierno porteño llamó a licitación para crear el Ecoparque, donde se tratarán 600 TN diarias de residuos orgánicos y 2000 TN de residuos áridos, lo que representa un 30% de la basura que se genera en la ciudad. “Los residuos áridos son los restos de obra, que han ido en aumento por el boom de la construcción”, explicó Diego Santilli.

Además, comentó que se está realizando la nueva planta de MBT (Mechanical Biological Treatment) en el Relleno Sanitario Norte III, donde se recibirán 1000 TN de residuos por día, y que en octubre pasado se inauguró el primer Centro Verde de la ciudad compuesto por cuatro galpones ubicados en Barracas, donde se apunta no sólo al reciclado de los residuos sólidos, sino también a eliminar el trabajo de separación y venta que los cartoneros suelen hacer directamente en la vía pública.

La cooperativa El Amanecer de los Cartoneros se encarga de la logística y coordina el trabajo de unos 400 recuperadores urbanos formalizados, quienes recorren en camión los circuitos donde se encuentran los contenedores verdes. Estos contenedores son una de las herramientas concretas del plan de separación de los residuos implementada por el gobierno porteño: se diferencian de los contenedores negros por ser exclusivos para elementos reciclables.

Los supermercados y los consumidores son otros de los actores involucrados en el complejo mecanismo de la recuperación. Teniendo en cuenta que la mayoría de la gente utiliza la bolsita de supermercado como bolsa de basura, el ministerio decidió integrar esta costumbre a su estrategia: las bolsas que se entregan desde ahora en los supermercados son verdes y negras, pagas (por política de los supermercados) y tienen dos tamaños. El objetivo es racionalizar su uso y transformarlas en una aliada clave de la separación de la basura en casa. “Creemos que en mayo de 2013, cuando toda la ciudad tenga contenedores y las cooperativas de cartoneros ya tengan asignadas definitivamente las zonas de trabajo, los vecinos tendrán que empezar a separar sus residuos”, aseguró.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *