Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Ene 27, 2014 in Innovar | 0 comments

De basura somos

De basura somos

Por Sol Oromí.

2013-11-04 10.29.06

TerraCycle quiere eliminar el concepto de “desperdicio”. Con brigadas propias, recolecta residuos que luego se usan como materia prima para fabricar productos y materiales. Tom Szaky, su fundador, vio una oportunidad donde todos solo veían basura.

Barba de varios días, peinado al mejor estilo out of bed y buzo azul con capucha, un look más que décontracté, relajado total. Tom Szaky pasó por Buenos Aires en noviembre pasado y convocó a una treintena de periodistas y comunicadores expertos en las oficinas de Urban PR, en Villa Crespo.

“¿Qué es la basura?”, empezó preguntando a una reducida y exclusiva audiencia cómodamente instalada. “Todo –dijo-, tarde o temprano, todo termina siendo basura. Hay una amplia gama de desechos que los hombres producimos. La solución más simple parece ser destruirlos o quemarlos, porque pensamos que no tienen valor”.

… Y a la basura volveremos

Szaky acaba de terminar de escribir su tercer libro sobre la teoría de la basura. Es que ya se convirtió en un teórico sobre un tema sobre el cual nadie antes se había molestado en pensar.

Entonces explica las nociones básicas, que hay dos tipos de basura: reciclable y no reciclable (que se quema o termina en rellenos sanitarios). Sin embargo, para Tom Szaky absolutamente todo puede ser reciclable. Hasta se puso metas altísimas para demostrar que cuando se quiere, se puede: pañales, toallas femeninas, cigarrillos o incluso chicles usados. “Todo es una cuestión de costos”, dice este visionario húngaro de 31 años nacido en Budapest, que emigró con su familia a Holanda y luego a Canadá. A Estados Unidos llegó en el 2001 para alistarse en Princeton.

Un invento del hombre

“La basura no existe en la naturaleza, es un invento del hombre”, explica Tom. Terracycle también fue un invento, “su” invento, una gran idea que vio la luz hace 10 años y que parece tener el futuro asegurado.

A los 19 años lanzó un fertilizante llamado “Worm Poop” a base de lombrices rojas californianas alimentadas con restos orgánicos. Era parte de un proyecto para una competencia de planes de negocios de la Universidad de Princeton. Pidió plata a familiares y amigos para comprar un “worm gin”, algo así como una gran fábrica de gusanos, que le salió unos U$S 20.000.

Ahora bien, para vender el fertilizante, necesitaba envases, pero no tenía plata para comprarlos. Entonces utilizó botellas usadas, que rellenaba con el fertilizante y salía a vender él mismo a los viveros. En ese momento, el joven se dio cuenta de que el negocio no estaba en el fertilizante en sí, sino en la reutilización de residuos.

El proyecto (que hizo que Szaky dejara la universidad para dedicarse full time) terminó siendo TerraCycle, una empresa con presencia en Estados Unidos y en 10 países más de Europa y América latina, cuya misión consiste en suprimir la idea de basura y establecer sistemas nacionales de reciclaje y upcycling (esta noción define la consideración de cada aspecto de la basura como un valor recuperable).

Brigadas al ataque

Para recolectar la basura se organizan “brigadas” (equipos recolectores de un tipo específico de desecho). Hoy, más de 14 millones de personas recolectan basura en las distintas ciudades donde la empresa tiene presencia. Este sistema de recolección permite conseguir grandes cantidades de un mismo tipo de basura, facilitando el proceso de reciclaje. Szaky pensó en todo: cada brigada está promocionada por una marca. Estas marcas patrocinadoras permiten que el programa de brigadas sea gratuito y además que se puedan realizar donaciones a diferentes asociaciones.

2013-11-04 10.30.15

Después de recolectar los residuos, la segunda parte del proceso es crear nuevos productos. En Estados Unidos unos 1.500 “nuevos” productos son vendidos en cadenas como Walmart o Home Depot.

Y pasó a mostrar un abanico de artículos hechos con desechos. Parecía un vendedor ambulante, de esos que andan por los colectivos. Nosotros mirábamos con curiosidad estuches hechos con bolsitas usadas de Skitties, mini-parlantes de cajitas de M&M, una especie de ladrillo compacto a base de sobrecitos de Tang, bolsos, y más. “Todo lo que les estoy mostrando se hace a gran escala”, decía Tom.

A paso firme

La empresa sigue creciendo, mientras lanza su primer programa de reciclaje en el mundo de uno de los residuos más comunes y difíciles: las colillas de cigarrillos. Luego de lanzarlo en Canadá, se replicó en Estados Unidos y España con el apoyo de Santa Fe Natural Tobacco y British American Tobacco, respectivamente. Las colillas recolectadas se reciclan en pallets de plástico y se usan para crear productos industriales como pallets de envío.

A nivel local, hay unos 2.000 puntos de recolección en todo el país, de norte a sur. Las dos brigadas que funcionan en el país son la de cuidado oral (Colgate junto con Walmart) y los sobrecitos de Tang (que termina a fines de febrero). “La Argentina está en el puesto número uno como best collecting market de América latina”, anunció el fundador de Terracycle. “Quizás porque la gente estaba esperando esto desde hace tiempo.”

Quizás.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *