Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Abr 8, 2014 in Liderar | 0 comments

Yvon Chouinard lo dijo: Go back to simple life!

Yvon Chouinard lo dijo: Go back to simple life!

Por Sol Oromí.

La casi mítica figura detrás de la marca Patagonia vino a Buenos Aires, ofreció una charla y conversó con cuanta persona se le acercó. Es Yvon Chouinard. Y allí estuvimos, en Parque Patricios, para verlo en carne y hueso y escucharlo de oídos propios.

El fundador de Patagonia, la compañía de ropa para actividades al aire libre, se asomó el 27 de marzo pasado por primera vez en suelo porteño y dio una charla en cheLA (Centro Hipermediático Experimental Latinoamericano), un espacio independiente donde funcionan varias organizaciones sociales que comparten los valores de la marca californiana.

La mejor forma de hacer negocios

Este entrepreneur de origen canadiense, de 76 años, llegó a la Argentina cuando Patagonia cumple 40 años de vida. Uno de sus planteos centrales fue la redefinición de la relación que cada persona tiene con los productos, con nuestro trabajo y con la naturaleza misma. “Ahora no nos llaman ciudadanos, nos llaman consumidores” sentenció.

Primero tomó la palabra Chris Evans, el encargado de la marca a nivel Latinoamérica, para decir: “Festejar los 40 años acá con ustedes en la Argentina tiene mucho sentido, porque todo empezó aquí, escalando el Fitz Roy”. Después explicó que, en todos sus años recorridos, Patagonia había hecho cosas que cualquier economista hubiese calificado de absurdas o hasta imposibles, como donar grandes cantidades de dinero, hacer surf en horas de trabajo o pasar al algodón orgánico (en 1994, cuando en sólo 18 meses transformaron toda la línea de ropa de algodón convencional al orgánico). “¡Pero nosotros les demostramos que ésta es la mejor manera de hacer negocios!”, aseguró Chris.

¡Bienvenidos!

Dijo Yvon al llegar al atril, y se dirigió en inglés a unas 200 personas congregadas en el mega salón minimalista del espacio cheLA. Jeans, camisa a cuadros manga corta. Imposible adivinar que se trataba del CEO, fundador e inspirador de una marca que es leyenda.

“Antes de comer (el olor a asado ya subía desde el patio de abajo y se expandía en el aire), tienen que escuchar mi sermón, dijo en broma. “El mundo natural está estrellándose. ¿Quién es responsable de esto? Yo no tengo ninguna respuesta –dijo-, sólo una sensación: si tuviera que resumirlo en una palabra, ésta sería: simplicidad.”

El mensaje que pregona es simple como la esencia misma de su mensaje: tenemos que volver a la vida simple: “Go back to simple life”. Para el fundador de Patagonia se trata nada menos que de la base de la próxima economía. La simplicidad en la moda se traduce en la multiplicidad, por eso Patagonia crea ropa multifacética para que sea útil en distintos contextos y así evitar la compra desmedida. Una campera de pluma puede ser utilizada en la nieve y también en la ciudad. Ese compromiso también se traduce en la vida útil de los productos. Patagonia repara sus prendas, ayuda a sus clientes a vender lo que ya no usa y recicla las que están gastadas.

Para ilustrar esta filosofía, se proyectó la película “Worn Wear” o “Usá lo usado”, cuyo mensaje explora la calidad de las cosas que poseemos y la vida que vivimos. El film es un canto a la vida simple, con testimonios de personas y la (duradera y sustentable) relación que tienen con la ropa de la marca en cuestión. Pantalones de 33 años, camperas y trajes de baño de 15, todos dignos sobrevivientes del paso del tiempo.

“Estamos intentando fabricar ropa que pueda ser heredada”, continuó Yvon. “¡No podemos seguir consumiendo así! Nuestra primera misión es hacer ropa de la mejor calidad, no queremos estar entre los mejores, queremos ser los mejores.”

El jefe ideal

Dicen que no usa computadora ni celular, y que le gusta andar descalzo por los pasillos de la oficina y pescar con mosca. Es tildado por muchos como el “anti-empresario” por no comulgar con la clásica fórmula de maximizar ingresos y reducir costos.

“Nunca quise ser un businessman –admite Yvon. Dice que prefería trabajar con amigos, ¿quién no? De hecho, cuando tenía que contratar gente, la pregunta final era “¿quiero salir a comer con esta persona?” Si la respuesta era afirmativa, entonces estaba contratada. Una vez le dijeron que sus empleados eran tan libres que no encontrarían trabajo en ningún otro lugar. A él no le importa, porque le encanta romper reglas y contratar a gente muy independiente y motivada, tanto, que sólo las deja hacer.

Yvon considera que su misión es proponer soluciones a la crisis ambiental e inspirar a otras compañías en estas prácticas. “Todos están empezando a actuar responsablemente, dice, pero tenemos que seguir porque la batalla no está ganada, lejos de eso, la seguimos perdiendo. La única solución es decir: ¡Esto no lo vamos a comprar!”

¡Compren menos!

Si quieren leer el caso de una empresa que se responsabiliza por el producto que fabrica desde su concepción hasta el fin de su vida útil, sigan leyendo. Hace dos años, Patagonia publicó un aviso en The New York Times que decía “Don’t buy this jacket”. Y luego otro más, que decía lo mismo pero agregaba “…si no la necesitás”. La pregunta es: ¿La necesitás o estás aburrido?, reflexionó en su discurso Yvon Chouinard. “Al consumidor le decimos que tiene que pensar dos veces antes de comprar. No se compren una campera de esquí que estará en el placard 10 meses, ¡tiene que ser multifuncional! Compren menos, pero de mejor calidad. En respuesta a esto, nosotros haremos esa campera de la manera más responsable que podamos. Y si se rompe, prometemos repararla. Si no la querés más, te ayudamos a venderla a alguien. Cuando esté muy vieja, tráiganla que nosotros la reciclamos. Aunque esté vieja, nosotros seguimos sintiendo que esa campera es nuestra.”

ZOOM

Nació en 1938 en el estado de Maine, pero creció en Burbank, California. Comenzó su carrera de alpinista a los 14 años en el Southern California Falconry Club, donde entrenaba halcones para la caza. Luego construyó su primer negocio en el patio trasero de la casa de sus padres.

Su padre era herrero, y para ahorrar plata decidió fabricar sus propias herramientas de escalada. Durante el invierno, Yvon forjaba pitones y utensilios varios; en el verano viajaba en busca de lugares desafiantes.

En 1965 se asoció con Tom Frost, alpinista como él y también ingeniero aeronáutico. Juntos rediseñaron y mejoraron casi todas las herramientas de escalada. Hacia 1970, Chouinard Equipment era el mayor proveedor de herramientas de alpinismo de Estados Unidos.

Las primeras colecciones consistieron en robustas camisetas y pantalones de corderoy. La venta de indumentaria era una manera de ayudar al negocio de las herramientas de escalada. A medida que comenzó a hacer más y más ropa, había que encontrar un nombre para esa línea. En uno de sus viajes, Chouinard vino a la Patagonia a escalar el cerro Fitz Roy. Quedó maravillado por la naturaleza y la belleza del lugar. A la hora de nombrar a su incipiente línea de indumentaria, recordó su ascenso al Fitz Roy y la bautizó Patagonia.

Película “Worn Wear” con subtítulos en español:

https://www.youtube.com/watch?v=GCD9Qv91UvE

1% for the Planet

Desde 1985, Patagonia donó 1% de sus ventas anuales a organizaciones ambientales y consiguió que más de 1.400 empresas siguieran su ejemplo, donando U$S 22 millones en el programa “1% para el Planeta”.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *